Rosberg: "Soy consciente de que soy líder, pero me concentro en cada carrera" Formula 1 - 

Rosberg: "Soy consciente de que soy líder, pero me concentro en cada carrera"

Cable Onda Sports
Por Cable Onda Sports

Redacción deportes, 29 sep (EFE).- El líder del Mundial de Fórmula Uno, el piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes), aseguró en la rueda de prensa previa al Gran Premio de Malasia que es "consciente" de que ahora tiene el liderato, pero que se concentra en lo que tiene por delante y quiere "ganar" en Sepang.

"Soy consciente en la posición en la que estoy, pero intento enfocarme en lo que tengo por delante. Es lo que hago y lo que funciona. Quiero ganar aquí y voy a ir a por ello", destacó Rosberg en la rueda de prensa de pilotos previa al inicio de la actividad en el trazado malasio.

El piloto teutón, que logró su octava victoria de esta temporada en Singapur después de haber salido de la 'pole position', la tercera seguida, dijo que no cambiaría "nada" del resultado en Marina Bay y que espera lograr su primer triunfo en Malasia, donde nunca ha vencido en Fórmula Uno.

"Fue un buen fin de semana, un gran resultado, pero ahora estoy en Sepang. Tengo grandes oportunidades de ganar aquí y voy a ir a por ellas", añadió.

Rosberg también fue cuestionado por el Mundial de Constructores, que Mercedes, con 538 puntos sobre los 316 de Red Bull (222 de diferencia), podría sentenciar este fin de semana.

"Ha sido otro año increíble, siempre decimos que no podemos repetir lo que hicimos el año anterior y al final no solo lo hacemos, sino que este año lo hemos vuelto a hacer, y poder conseguir el título de constructores es fantástico", declaró.

Redacción deportes, 29 sep (EFE).- El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) buscará en el Gran Premio de Malasia frenar al líder del Mundial, su compañero alemán Nico Rosberg, que acumula tres victorias consecutivas y ocho puntos de ventaja en una Fórmula Uno convertida en 'Fórmula Mercedes' por el dominio de su escudería.

El avance de Rosberg, hijo del primer campeón finlandés de Fórmula Uno -su padre Keke Rosberg ganó el Mundial con Williams en 1982- ha sido imparable en las últimas tres carreras, con victorias de Nico en Bélgica, Italia y Singapur, ocho en el cómputo global de la temporada, por seis de su compañero y una del holandés Max Verstappen (Red Bull).

El piloto alemán basó su última victoria en el circuito urbano de Marina Bay en una gran clasificación, probablemente una de las mejores de su carrera, por delante del australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) y su compañero Hamilton.

En el mismo orden acabó la carrera del domingo, después de que el teutón aguantara los ataques finales del australiano y el tricampeón mundial británico tuvo que conformarse con el último cajón del podio.

El resultado de Singapur permite a Rosberg afrontar la carrera en el circuito malasio de Sepang con 273 puntos, ocho más que Hamilton (que tiene 265) y con seis carreras por delante, que podrían cambiarlo todo.

Comenzando por este mismo fin de semana en Malasia, donde Rosberg nunca ha saboreado ni la victoria ni la 'pole position', mientras que Hamilton ganó la edición de 2014 y fue el más rápido en la clasificación en tres ediciones (2012, 2014 y 2015).

La carrera en Sepang también puede ser determinante para el Mundial de Constructores, que lidera Mercedes con 538 puntos sobre los 316 de Red Bull (222 de diferencia) y que podría dejar sentenciado si concluye la prueba con más de 215 puntos sobre la segunda escudería clasificada.

En la última edición de este Gran Premio, el vencedor fue el inesperado Ferrari del tetracampeón alemán Sebastian Vettel, que ganó gracias a una acertada estrategia de su equipo tras el coche de seguridad provocado por el coche del sueco Marcus Ericsson (Sauber).

Los coches encarnados decidieron permanecer en pista y hacer una carrera a dos paradas, frente a las tres por las que optaron en Mercedes y que resultaron la apuesta perdedora.

Vettel es el más laureado en Sepang, con cuatro victorias en este circuito de 5,543 kilómetros de longitud al que se darán 56 vueltas en el sentido de las agujas del reloj. El mismo número de victorias en este trazado las acredita el heptacampeón alemán Michael Schumacher.

Entre los pilotos en activo, el más laureado en Sepang es el bicampeón mundial español Fernando Alonso (McLaren-Honda), con tres triunfos obtenidos en tres equipos distintos (con Renault en 2005, McLaren en 2007 y Ferrari en 2012). Hamilton ganó aquí en 2014, su compatriota Jenson Button (McLaren-Honda), en 2009, y el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) en 2008.

Alonso y Button partirán con desventaja en Sepang, donde se esperan cambios de piezas en sus motores por parte del fabricante japonés Honda, que podrían conducir a sanciones en la salida de Malasia, donde Button festejará su Gran Premio número 300. El objetivo: llegar a Suzuka sin sanciones y con el coche más competitivo posible en la casa del motorista japonés.

Si Alonso logró puntuar en Singapur, con un séptimo puesto que le permitió recaudar seis puntos en el Mundial, su compatriota Carlos Sainz espera que esté tocando a su fin su travesía en el desierto con las últimas cuatro carreras sin puntuar, bien por la falta de potencia de su monoplaza, bien por problemas mecánicos como le pasó en Marina Bay.

Quien sí puntúa, y está metido de lleno en la lucha por el cuarto puesto del Mundial de Constructores con Force India frente a Williams, es el mexicano Sergio Pérez, que ha logrado botín en las últimas cuatro carreras y es octavo en la clasificación de pilotos.

El gran trabajo del piloto de Guadalajara ha provocado que haya sido colocado en múltiples equipos durante toda la campaña. Por su parte, su compatriota Esteban Gutiérrez (Haas) sigue rozando los puntos pero no acaba de inaugurar el casillero, ya que en Singapur fue undécimo, un puesto que ha repetido hasta cinco veces.

La temperatura y la humedad serán claves en el Gran Premio de Singapur, un circuito que combina las rectas con las curvas de baja velocidad y donde las condiciones son impredecibles, ya que la lluvia puede hacer aparición en cualquier momento, probablemente antes de la clasificación del sábado o durante la carrera.

El fabricante italiano Pirelli ha suministrado los compuestos duro, medio y blando para un trazado que ha sido reasfaltado para mejorar su drenaje en caso de lluvia y en el que podrían darse sorpresas, como ocurrió el año pasado con la victoria de Ferrari.

Redacción deportes, 29 sep (EFE).- El piloto español de Fórmula Uno Carlos Sainz (Toro Rosso) aseguró que para el año 2018 le gustaría estar luchando por la victoria en el Mundial, aunque reconoció que lo que ocurra en su carrera "de momento" está decidido por el austríaco Helmut Marko, asesor de Red Bull.

"No más tarde de 2018 me gustaría luchar por un Mundial. Es lo que el cuerpo me pide, donde yo me veo y donde me gustaría estar", declaró Sainz en una entrevista a Movistar F1.

El actual piloto de Toro Rosso, segundo equipo de la estructura de Red Bull, aseguró que en su escudería saben que tienen "un piloto con ganas de ser campeón del mundo y conseguir victorias". "Toro Rosso está muy bien, pero hay ganas de ir a más", dijo Sainz, que reconoció que su carrera depende de los responsables de Red Bull.

"Mi carrera está guiada por Helmut Marko, la gente piensa que mi padre (el bicampeón de rallyes Carlos Sainz) puede ser mánager pero todo pasa por las manos de Helmut Marko. Por lo que sé, Marko me quiere en su equipo 'B' por si pasa algo en su equipo 'A' y de momento es lo que hay", agregó el madrileño.

Para Sainz la próxima temporada va a ser una campaña de adaptación por los cambios de regulación que van a provocar que la Fórmula Uno se convierta en "una categoría nueva".

"Sé que 2017, a no ser que Toro Rosso haga un coche campeón, va a ser un año para adaptarse a una categoría nueva, porque la Fórmula Uno va a ser el año que viene otra categoría distinta", dijo.

El piloto español aseguró que su temporada actual será "muy difícil de repetir" porque no ha tenido "apenas errores". "No me va a quedar más remedio que hacer otro año parecido, a no ser que cambien las cosas en Red Bull", agregó.

Sainz admitió que en el Gran Premio de Barcelona, en el que su compañero holandés Max Verstappen fue ascendido de Toro Rosso a Red Bull en lugar del ruso Daniil Kvyat, no le sentó bien no haber sido el elegido para pasar a la escudería superior.

"Lo de Barcelona no me sentó bien evidentemente, me hubiera gustado ser el que subía, pero seguí adelante. La Fórmula Uno no es tan simple como que uno lo hace bien y tiene un coche ganador, hay muchas circunstancias y espero que se alineen para que vayan como quiero", aseguró.

El piloto español, que fue decimocuarto en Singapur por problemas mecánicos, dijo que Sepang no es un mal circuito para el Toro Rosso.

"No es un mal circuito para nosotros, parecido a Barcelona, con rectas largas y curvas que nos benefician muchísimo. Todo está en la carga aerodinámica que podamos poner sin comprometer la recta", dijo Sainz.

El piloto madrileño explicó que el cambio de asfalto que se ha realizado esta temporada en el trazado de Sepang va a provocar más incertidumbre a la hora de elegir los neumáticos, ya que no saben "cómo va a funcionar" cada uno de los compuestos del fabricante italiano Pirelli con la nueva superficie.

En esta nota: